Dermatitis seborreica en bebés

 

Muchos padres se preocupan cuando sus bebés comienzan a presentar escamas grasas amarillentas en el cuero cabelludo, como si el bebé sufriera de caspa. Aunque, en realidad, esto es conocido como la costra láctea; la cual es una condición inofensiva que aparece en un buen número de recién nacidos y suele desaparecer durante el primer año de vida. La condición afecta el cuero cabelludo, la cara y, a veces, los pliegues del cuerpo. Sin embargo, esto es completamente natural y no se trata de dermatitis seborreica; sin embargo, si sospechas al respecto, no dudes en acudir con un pediatra de confianza.

 

Se cree que la costra láctea es causada por una alta actividad de las glándulas sebáceas del bebé, impulsadas por las hormonas de la madre poco antes del parto. Esta producción excesiva de sebo acaba creando una corteza que “tapa” las glándulas, lo que estimula la renovación de la piel y hace producir más sebo para tratar de deshacerse del bloqueo. Esto genera una unión de las células muertas con las antiguas, formando las escamas.

Esta condición no causa ninguna molestia al bebé: no pica y no duele. Sin embargo, necesita ser tratada, ya que crea un ambiente propicio para las infecciones.

De esta forma, la mayoría de las veces en que se cree que la dermatitis seborreica puede afectar a los bebés, se trata simplemente de la costra láctea.

Sin embargo, los más pequeños también pueden sufrir de dermatitis seborreica en el cuero cabelludo, por lo que un dermatólogo y el pediatra del niño deberán de elegir el mejor tratamiento para el caso; y, probablemente, tratar el problema con un champú para la dermatitis seborreica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *